Publicado: 25 de Julio de 2017

Un hombre que resbaló dentro de un comercio de telefonía en Murcia al pisar una cucaracha, ha demandado al propietario de la tienda ya que, a raíz de la caída, había sufrido lesiones y gastos médicos, según recoge el diario de Murcia en su edición digital del pasado 10/07/2017 (http://www.laopiniondemurcia.es/comunidad/2017/07/10/resbala-pisar-cucaracha-culpar-comercio/844177.html). El caso también se mencionó en el programa de radio Julia en la Onda, de Onda Cero Valencia, el pasado  jueves 13/07/2017.

El caso se ha juzgado en la audiencia provincial de Murcia. El fundamento de la sentencia indica que, en un caso como éste, hay una serie de circunstancias que impiden que se pueda echar la culpa al establecimiento.

La sentencia indica que lo importante es determinar no el tipo de cucaracha, sino si la cucaracha estaba viva o muerta, ya que este factor es fundamental para determinar la posible responsabilidad de los empleados y del  propietario del local. Como no puede saberse si la cucaracha estaba viva o muerta:

En el caso en el que la cucaracha estuviera muerta, podría llevar allí minutos, horas o días, en cuyo caso, es responsabilidad del propietario del local o de los empleados en su caso, de haberla retirado y caería sobre el propietario la culpa por falta de limpieza.

En el caso en el que la cucaracha estuviera viva, no recae ninguna responsabilidad sobre los empleados o el propietario del local, ya que esta cucaracha podría haber entrado en ese momento de la calle, al tratarse de un local ubicado en un bajo a pie de calle, en una zona al parecer afectada por cucarachas.

Tal como pudo escucharse en la noticia el pasado jueves 13/07/2017 en el programa Julia en la Onda al abogado de la persona que sufrió la caída, éste asegura: “que es el propio empresario el que tiene la carga de probar que la cucaracha estaba viva”, y añade que “en el video que capta la imagen y que dura aproximadamente 30 segundos, se observa como  mi cliente se acerca hacia donde está la cucaracha y mientras lo hace, la mancha negra en el suelo, que tiene forma de insecto, no se mueve, hasta llegar a pisarla, por lo tanto a nuestro entender, la cucaracha estaba muerta, ya que cuando uno se acerca a una cucaracha ésta suele salir corriendo”.

La audiencia no comparte aquello de que deba ser el propietario quien deba demostrar que la cucaracha estaba viva y que había entrado en ese momento de la calle, por lo que ha desestimado el recurso presentado por el afectado, al no poder demostrarse la existencia de responsabilidad alguna por parte del propietario del local, y añade que el suceso queda enmarcado dentro de los riesgos generales de la vida.